A muchos habrá llamado la atención haber visto en los periódicos que algunos transportistas ofrecen el servicio de transporte marítimo a vela. Se trata de una alternativa ecológica para la reducción de las emisiones de C02, un tema que preocupa bastante a los departamentos de responsabilidad social corporativa de las navieras.

¿Realmente tiene sentido el transporte por mar en estas condiciones? ¿Qué productos pueden transportarse en este tipo de embarcaciones y hasta qué punto plantean un alternativa sostenible que ahorre combustible?

Comercio marítimo con barcos de vela

El uso de los barcos de vela se ha desarrollado a lo largo de los siglos como la forma normal de transportar mercancías por mar. No fue hasta la revolución industrial y la invención del barco de vapor cuando empezaron a utilizarse alternativa que implicaban el uso de combustibles, más allá de la mano de obra humana (remeros) y por supuesto las velas.

En la actualidad, pocas empresas trabajan mediante este tipo de barcos de transporte, siendo lo más común el carguero portacontenedores. ¿La razón de esto? Además del espacio (un barco a vela, por grande que sea, tiene una capacidad de almacenamiento mucho menor), la velocidad es una de sus grandes desventajas.

El buque portacontenedores puede alcanzar una velocidad de hasta 25 nudos, mientras que un barco con propulsión a vela apenas se asemeja a la velocidad media de un pesquero corriente (en torno a los 8-10 nudos). Las travesías de las que tengo noticia se llevan a cabo en el mar Caribe y también trayectos por el Atlántico entre América y Europa.

Por otra parte, el segmento de productos o mercancías que se suelen trasladar es el de productos orgánicos, es decir, ningún tipo de mercancía industrial. Para tales trayectos, es necesario acudir a una empresa logística que pueda valerse de navíos apropiados contratados para tal fin.

Se trata, en cualquier caso, de una interesante posibilidad en la búsqueda de un transporte por mar más ecológico, aunque por el momento resulta inviable para las cadenas logísticas internacionales ya establecidas.

¿Qué opinión te merece el transporte marítimo a vela? Deja tu opinión en los comentarios.