Más de un millón de pasajeros al año cogen o llegan de un crucero en el puerto de Barcelona. Y es que Barcelona es una ciudad muy atractiva para el turismo gracias a sus amplias zonas de ocio, compras, atractivos turísticos, cultura, arquitectura y arte para disfrutar. ¿Por qué no conocerlo llegando a través de su puerto?

El Port de Barcelona dispone de siete terminales de cruceros y varios muelles. Está muy bien comunicado con el aeropuerto de la ciudad (en autobús, tren o taxi), estaciones de tren y el sistema de metro. Además, el puerto está también a poca distancia del centro histórico de la ciudad y las Ramblas escénicas.

La Autoridad Portuaria de Barcelona es cofundadora y miembro de la asociación Medcruise, que promueve los puertos del Mediterráneo como destinos turísticos. Las excelentes instalaciones del puerto lo convierten en un destino atractivo y sin complicaciones, tanto como puerto de escala y punto de partida.

El Puerto de Barcelona se encuentra al final de Las Ramblas, justo delante del Monumento a Colón. En la actualidad hay 9 terminales, 7 dedicadas a  terminales de cruceros y están en 3 sitios principales:

  • Muelle Adosado: es la más alejada del centro. Cuenta con las terminales A, B, C y D, esta última también conocida como Palacruceros.
  • World Trade Centre que cuenta con 3 terminales: Norte, Sur y Este
  • La otra terminal del puerto Sant Bertrand es la que utilizan habitualmente los ferries que van a las Baleares.

puerto de barcelona

La actividad del puerto de Barcelona

Durante la temporada de cruceros, de marzo a octubre, el puerto de Barcelona es un centro neurálgico turístico. Todas las líneas de cruceros tienen posibilidad de desembarcar en Barcelona gracias a su gran puerto y es por eso que cada vez son más las compañías de cruceros que toman el puerto de Barcelona como su punto de partida, incluidas las empresas internacionales de prestigio como Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises y Azamara Cruises

Son una manera maravillosa para descubrir el Mediterráneo y algunos de sus destinos más célebres. Los cruceros por el Mediterráneo más populares, por lo general de cinco a catorce días de duración, pasan por los puertos de interés como Roma, Venecia o Marsella, visitan las islas como Capri, Rodas, Santorini o Lesbos, o ir hacia el este hasta Dubrovnik, Túnez o Estambul. Las tiendas de lujo en Saint Tropez o Cannes, un juego de azar en Monte Carlo, lugares de interés histórico de Palma de Mallorca, La Valeta, Nápoles / Pompeya o Atenas, visitas a las del Adriático o Jónico.