La seguridad en los aeropuertos es una prioridad. O más que eso, es lo esencial. Todo se hace en pro de garantizar la seguridad de los pasajeros y de la tripulación de cabina, por asegurar que toda aquella persona que confíe en las instalaciones para hacer sus viajes de placer o de negocios no tenga nada de qué preocuparse.

Por eso las revisiones a las aeronaves son constantes y exhaustivas y lo mismo se hace con las instalaciones. Todo debe contar con las medidas de seguridad adecuadas y eso incluye controlar el tipo de objetos que acceden al aeropuerto, para evitar que objetos peligrosos puedan llegar a introducirse en los aviones (y lo que entonces pudiera pasar). En la historia de la aviación se han producido varios secuestros de aviones o algunos casos que rozan lo inexplicable, como el vuelo MH370 de Malaysia Airlines que partió de Kuala Lumpur pero jamás llegó a su destino, algo que ahora se ha concluido como un secuestro.

Especialmente después de los ataques terroristas del 11-S las medidas de seguridad en los aeropuertos se redoblaron y eso implica que los controles de seguridad a los pasajeros y a sus equipajes se volvieron más duros. Pero pese a ello y a las normas de seguridad que ya imperaban en las terminales, aún queda espacio para la sorpresa y los disparates. Sorprendre comprobar los extraños objetos que los pasajeros pretenden llevar con ellos en sus traslados y que, por motivos obvios, nopasarían ni el arco contra robos de un supermercado. Hablamos de espadas, armas medievales, estrellas ninja… Ésta es una pequeña parte, dejad que una pareja con humor y buenas estadísticas os acabe de ilustrar:

Pero pese a esta increíble cantidad de objetos disparatados que han pretendido rondar por los aeropuertos, cabe estar tranquilos. Todos han sido detectados y no han tenido acceso ni a vuelos comerciales ni siquiera tendrían acceso a vuelos de transporte de mercancías. En este segundo supuesto es importante resaltar que existen alianzas mundiales da carga aérea (como la International Air Trade Association, IATA) que cuentan con unas medidas de seguridad muy rígidas y dan garantías de confianza a todo aquél que opere con ellas. Transportan mercancías muy diversas allende de los mares y sólo aceptan en la alianza a aquellas compañías que cuenten con la solvencia y la trayectoria que aseguren unas condiciones óptimas en el transporte. Una de estas compañías es Ibertransit Worldwide Logistics, compañía que seguro que habrás visto alguna vez en el aeropuerto de tu ciudad mientras esperabas turno para pasar por los arcos detectores. El listón está muy alto.

Así que no hace falta preocuparse por nada porque en un aeropuerto, más que en casi cualquier otro lugar, todo está bajo control. Pero aún así hay espacio para la originalidad y para que programas como el del vídeo de arriba puedan hacernos pasar un rato entretenido. Bon voyage!