Los orígenes de los contenedores marítimos se remontan a la época de la Segunda Guerra Mundial. Un transportista de Nueva Jersey (Estados Unidos), Malcom McLean cansado de realizar trayectos excesivos confeccionó un invento revolucionario. Es el padre de la unidad que a día de hoy conocemos como contenedor.

contenedores-marítimos-malcom-Mclean

La esencia de la idea de Malcom McLean se centra en una caja metálica para transportar mercancías, un invento que modificó (positivamente) la historia del tráfico marítimo internacional y, por tanto, la del comercio.

El primer contenedor que se construyó era de 35 pies de longitud, 8 pies de anchura y otros 8 de altura (dimensiones que, hoy en día, no se emplean, pues el ISO establece otras medidas).

El éxito que obtuvo el proyecto de Malcom McLean fue abismal y aún perdura. A partir de entonces, McLean crea la naviera Sea Land, que trasladó, por primera vez en la historia, casi 60 contenedores desde el puerto Newark hasta Houston, en el año 1965.

El triunfo de la iniciativa fue de tal envergadura que, en ese mismo año, se empieza a generalizar el empleo de los contenedores, a nivel internacional, para el transporte marítimo.

Unos años más tarde, la ISO (International Organization for Standaritzation) es la organización que se encarga del proceso de normalización de equipos de traslados y, también, de la normalización de la industria de los contenedores. La vida de los contenedores marítimos oscila entre los 6 y 15 años (contando con la continua reutilización de los mismos).

A día de hoy, todos los contenedores que emplean el tráfico marítimo deben tener en cuenta las normativas que establece la ISO. Las reglas fundamentales que se deben tener en consideración son: disponer de la identificación y regulación de los contenedores y ajustarse a las características estipuladas en cuanto a tamaño y forma.

Los contenedores marítimos, según la normativa ISO, se definen como instrumentos que facilitan el transporte de mercancías, sin la rotura de la carga; son resistentes; disponen de mecanismo que permiten su manipulación y el volumen interior mínimo debe ser de un metro cúbico.

La invención de los contenedores marítimos supuso una gran revolución en el Siglo XIX. Durante los siglos siguientes se fueron mejorando los mecanismos. Desde sus inicios ofreció la expansión de la comercialización y traslado de mercaderías por todo el planeta.

Actualmente, hay muchas empresas que se dedican a la comercialización de contenedores marítimos, tanto para el transporte de mercaderías como sistema de almacenamiento. El transporte de mercaderías es uno de los comercios más rentables de estos años. Los contenedores han adaptado nuevas utilidades como: almacén, frigoríficos o viviendas modulares.

Los contenedores marítimos, en esencia, son perímetros impermeables, herméticos y de gran resistencia que han extendido su uso convencional. En su época contribuyeron a la extensión de la industria del comercio. Malcom McLean ideó y confeccionó uno de los componentes más importantes de los últimos siglos, un elemento que sigue funcionando e innovándose con el paso de los años.