Si somos de los que nos gusta coger nuestro kayak y relajarnos mientras navegamos por el mar, debemos saber que aunque se trata de un deporte tranquilo tiene sus riesgos ya que no nos encontramos en una piscina o pequeño estanque y por tanto debemos tener en cuenta una serie de normas sobre seguridad náutica para que ese agradable paseo no se convierta en un peligro.

Kayak

Enumeramos los puntos que debemos tener en cuenta antes de adentrarnos en el mar con nuestro kayak:

 

  • Es imprescindible que nos informemos acerca del tiempo que va a hacer ya que si va a llover o a hacer mucho viento no debemos salir a navegar (en caso de fuerte tormenta ni una bengala ni la norma más segura de seguridad náutica nos garantiza que no tengamos problemas).

 

  • Hay que informarse acerca del estado del mar, sus corrientes y si los socorristas aconsejan que nos metamos o que no (las banderas están para algo, no para decorar las playas).

 

  • El respeto es básico en cualquier actividad y en las que implican algún riesgo más todavía, por tanto tengamos cuidado con los bañistas y demás personas que están realizando actividades en el agua, además de respetar las señales de seguridad y navegar solo en los límites permitidos.

 

  • Aunque un kayak no es un gran barco no está de más llevar una pequeña mochila con objetos que pueden ayudarnos a salvar nuestra vida en caso de emergencia como por ejemplo un espejo, una linterna, un chaleco salvavidas, un cuchillo, agua y algo de comida.

 

  • No es bueno navegar cuando se pone el sol ni alejarse de la orilla, además tenemos que hacerlo en compañía ya que dos se divierten más que uno y se pueden ayudar en caso de emergencia.

 

Y es que el mar es un lugar perfecto para relajarse y divertirse, pero siempre y cuando seamos sensatos y tengamos conocimiento de las normas de seguridad náutica básicas.